The Red Bus School - Formación y Servicios Informáticos
RSS

Entradas más populares

He aprendido a estar sin ti
Descanso en el Pirineo
Con alas y a lo loco
Caos a la vuelta
Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone

Categorías

A. Pérez de Bustamante
Amalia Nicoleta Balan
Consuelo Martín
Presentacion - Introduccion
Relaciones - Enamoramiento - Compromiso - Seduciendo tu Alma
Rosalía García Calles

Archivos

junio 2017
mayo 2017
enero 2017
diciembre 2016

con tecnología de

StoryTelling

Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone


Cuando tu cuerpo se rompe
y tu mente te recompone

En esto de estar dentro de uno mismo, miras y miras mas hacia dentro y pones en orden muchas de las cosas que te asaltan en el día a día que vas dejando aparcadas o rezagadas, simplemente porque la rutina te distrae y te lleva al mundo racional donde se espera que estés.

Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone

Ahora, en estas circunstancias, donde la mente se relaja, los pensamientos te asaltan y toman el control de tu parte más creativa, es donde comienzas a analizar a todas esas personas que tienes idealizadas que te han vendido humo.

Es en estas circunstancias cuando puedes comenzar a poner en orden muchas emociones que te hacen sentir quién eres de verdad, sin tapujos, sin trampas, tú mismo al natural.

Es verdad que así, siendo tú mismo se crea un círculo social más pequeño, en cambio, más honesto y auténtico.

Es cuando sabes, con la dureza de la realidad, quienes son los que están cerca, a los que importas de verdad y por quién darías tu vida.

También es cierto que no puedo pretender de alguien lo mismo que yo estaría dispuesto a dar por ese alguien, eso sería injusto y muy egoísta por mi parte, pues, siempre he creído que querer y que te quieran es un acto de generosidad y de entrega sin esperar a que puedan hacer lo mismo por ti.

Simplemente cada uno da todo lo que está a su alcance en su dimensión, y cada persona alimenta una parte de tu alma.

Esto me ha hecho crecer dando un salto tan grande que, a mi edad, pensaba que poco más podía esperar de la vida.


Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone
Lecciones como ésta me hacen ser mejor persona y aumentar mi estima por aquellos que han mostrado su valor, su voluntad, por los que han alimentado mi alma y me han dejado ser pequeño para abrazarme con palabras de aliento que han acariciado mi alma quebrantada y asustada, por los abrazos de aliento y por los abrazos de las personas que se han acercado hasta mí y me han arrullado cuando lo he necesitado.

Estoy en paz conmigo mismo, me siento muy arropado, protegido y cuidado por los que me quieren.

Para mi desgracia, mi cabeza es demasiado creativa y no se queda quieta. Esto me hace ser demasiado exigente en los afectos porque noto lejanía en los milímetros que separan los espacios personales.

En esa parte también he crecido aprendiendo a respetar los espacios individuales de cada uno, porque en la dimensión personal de cada circunstancia que le rodea también tienen su generosa entrega.


Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone
Después de todo lo que ha pasado, de los miedos y la incertidumbre, puedo decir que he crecido aprendiendo a sonreír mejor, aprendiendo a querer mejor, aprendiendo a apreciar lo mucho en lo poco, aprendiendo a ser más agradecido, aprendiendo a amar a quien te ama, aprendiendo a apreciar la generosidad de todos los que me han dado muestras de apoyo y cariño.

Ahora me toca fortalecer el cuerpo.Un cuerpo físico un poco más roto, pero con un alma más fuerte gracias a todos los que han estado acompañándome para no distraerme demasiado.

Esa es la base de mi recuperación, sentir que estáis ahí y sentirme necesitado.

Especialmente tengo que agradecer a Jasmine la fuerza de su mano y la fortaleza de su carácter para sacar lo mejor de mí no dejándome caer.

Ella me ha dejado ser pequeño para arrullarme en sus palabras y en sus brazos, para después hacerme más grande y fuerte.


Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone
Así, con esta fuerza comienzo a dar los pasos hacia una recuperación física, que espero me dé la capacidad necesaria para agradecer en esta nueva oportunidad poder ayudar a los que me necesitéis.

Gracias por leer hasta el final.

Me gustaría que dejases un comentario para que me ayude a mejorar.

Espero que haya sido útil para ti esta publicación y no olvides compartirla.

Si consideras que puedes aportar alguna idea para complementar esta publicación y que pueda ser de ayuda a otras personas, no dudes en comunicarla a través del formulario de contacto.


Quiero dejar una nota


2 comentarios para Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone:

Comentarios RSS
Jesús Mª Martín on lunes, 29 de mayo de 2017 14:32
La Fuerza Interior es lo que nos hace resurgir cuando de repente: con brusquedad, la Adversidad nos toca de lleno.Es lo más importante, aunque el desánimo esté muy cerca de lo intolerable. Si tenemos a nuestro alrededor Aliados (Familia, Amigos) es una gran suerte, pues conducirá a la Recuperación de forma más rápida y siempre estaremos agradecidos y dispuestos a la reciprocidad: si uno siente que los demás le ayudan, es entre otras cosas, porque ayuda siempre a los demás. Muy bonito tu Relato: Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone. Muchos ánimos para que nos lo sigas dando( no es solo egoísmo). Jesús.
Responder al comentario
 
Andrés on lunes, 29 de mayo de 2017 19:19
Gracias Jesús por tus sabias palabras. En la experiencia que nos regala la vida encontramos a las personas que se quedan a nuestro lado cuando las demás se han marchado. Que son comúnmente a quienes llamamos amigos, cuando queremos decir que son los que forman parte de nuestra vida y nosotros de la de ellos. Son mucho más que amigos, yo diría que forman parte de esa familia que escoges en la trayectoria de tu vida. Son pocos y escasos, en cambio, incondicionales. Hablando metafóricamente, el resto de personas que se asoman a tu vida, van y vienen consumiendo recursos y no les conmueve en lo más mínimo nada tuyo: los mal llamados amigos de amistad efímera que, a ratos, llenan algunos rincones y vacían vasos dejando cercos que después tienes que limpiar tú. Gracias de nuevo Jesús porque en nuestro egoísmo llevamos implícito el cuidar a quien nos cuida, porque, si descuidamos a quienes cuidan de nosotros, qué será de nosotros mismos cuando necesitemos ser cuidados. - Vaya trabalenguas me ha salido -.

Añadir un comentario

Su nombre:
Dirección de email: (campo obligatorio)
Página web:
Comentario:
Haga su texto más grande, márquelo en negrita, cursiva y mucho más con etiquetas HTML. Le mostramos cómo..
Post Comment