The Red Bus School - Formación y Servicios Informáticos
RSS

Entradas más populares

He aprendido a estar sin ti
Descanso en el Pirineo
Con alas y a lo loco
Caos a la vuelta
Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone

Categorías

A. Pérez de Bustamante
Amalia Nicoleta Balan
Consuelo Martín
Presentacion - Introduccion
Relaciones - Enamoramiento - Compromiso - Seduciendo tu Alma
Rosalía García Calles

Archivos

junio 2017
mayo 2017
enero 2017
diciembre 2016

con tecnología de

StoryTelling

Tú me dejaste ir...

Tú me dejaste ir...



Con palabras de una amiga mía que me está ayudando a superar un desamor y un desapego hoy puedo expresarme sin que me hiera el dolor.

Me costará perdonarme no haber entendido que los puentes que tendimos entre nosotros se rompieron hace tiempo y he querido mantener las ruinas en aras de un querer estar contigo cuando yo no había comprendido que te ya habías marchado.

Llevo un rato delante de un papel en blanco que no se si seré capaz de llenar, no lo sé, porque ni si quiera yo sé cómo me siento.

Si te soy sincero me he despedido de gente que pensé que sería para siempre, he fallado mil veces y me han fallado otras tantas, he caído en incontables ocasiones y me he roto por la mitad más de una vez.

Pero hoy es distinto. Ninguno de los golpes del pasado duele tanto como me está doliendo ahora.

No estoy enfadado, estoy triste, decepcionado, y sigo sin entender muchas cosas.

Cuando alguien se va, tarde o temprano aprendes a vivir con ello, pero, cuando quien te destroza es quien tienes al lado y encima eres tú quien debe de sacar el valor de irte, no sabes dónde meterte.


Maldita pelea entre lo que quiero hacer y lo que debo, entre lo mucho que te quiero y lo que te odio ahora mismo, entre todo lo bueno que me regalaste y el dolor que siento ahora mismo, entre las ganas de darte un abrazo o de salir corriendo y no volver a verte nunca.

Cuando quien te hiere es quien dice quererte, todo se complica.
Puedes prometerme una y mil veces que no la vas a volver a cagar, pero,… ¿qué más da?

Aquí ya no queda nada que romper, estoy completamente hecho pedazos.

Sigo sin entender cómo alguien que dice que te quiere es capaz de hacerte daño.

Yo también he cometido errores y los dos lo sabemos, sin embargo, hay cosas que nunca pondría en riesgo, y una de ellas eres tú.

Pero parece que no te importó romperme por completo, de nada vale ya eso de arrepentirse, cuando alguien ya está roto con un «lo siento» no se le juntan las piezas, con un «perdón» no arreglas el dolor.
No entiendo cómo alguien puede decirme una cosa y luego hacer otra para seguir mirándome a la cara como si nada.

No entiendo cómo todavía tuviste valor a decirme que no querías perderme.

No te confundas, si quieres algo luchas por ello, quien juega con fuego se termina quemando, y tú, quemaste todos los motivos que yo tenía para seguir confiando en ti.

Y no hay nada que duela más que no poder confiar en alguien a quien quieres. Porque puedes cagarla un millón de veces, pero cómo mínimo, se valiente.

Que un enfado se pasa, pero una decepción deja una cicatriz de esas que el tiempo ya no puede curar.

De esas que ya nunca volverá a ser cómo antes, por mucho que yo me empeñe en olvidar, y tú, en pedir perdón.

Cuando algo se rompe ya no existen vendas que puedan curar esas heridas, pueden taparlas por un tiempo, pero nunca serán capaces de cicatrizar del todo.

Sigues diciéndome que no quieres perderme, y eso es lo que más me jode, porque me haces daño para luego irte a los brazos de otro y utilizarme como un recurso para recargar tus energías que consume esa otra persona a la que le has abierto tu corazón.

Márchate que ya me encargaré yo de olvidarte.

No entiendo cómo puedes fallar a una persona que quieres, que te quiere, que daría todo lo que tiene por verte sonreír.

Y ahora míranos, ninguno de los dos encuentra su sonrisa, pero no te equivoques, tú estás triste porque dices que no quieres perderme. Yo, estoy triste porque ya nos hemos perdido.

Y créeme que me duele mucho más que a ti, porque yo no tuve que perderte para saber que te quería a mi lado. A mí nunca me hizo falta eso.

Sin embargo, no estoy dispuesto a quedarme al lado de alguien que no sabe lo que tiene hasta que lo rompe y es entonces cuando lo echa de menos.

No te imaginas lo mucho que te voy a echar de menos, ni lo duro que es tener que irme del único sitio donde quería vivir para siempre (tu corazón), pero yo no me fui, tú me dejaste ir.

Así que no me digas que me echarás de menos, porque me tuviste al lado y no supiste valorarlo.

Estaba dispuesto a dar mi vida por ti, lo que no sabía es que eras tú misma quien me la quitaría.

Y,… ¿Sabes lo peor de todo? Que sigo queriéndote con cada uno de los pedazos que dejaste.


Ojalá te vaya bien…

-----------------------------------------

Gracias por leer hasta el final.

Me gustaría que dejases un comentario para que me ayude a mejorar.

Espero que haya sido útil para ti esta publicación y no olvides compartirla.

Si consideras que puedes aportar alguna idea para complementar esta publicación y que pueda ser de ayuda a otras personas, no dudes en comunicarla a través del formulario de contacto.

Si, quiero dejar un comentario


0 comentarios para Tú me dejaste ir...:

Comentarios RSS

Añadir un comentario

Su nombre:
Dirección de email: (campo obligatorio)
Página web:
Comentario:
Haga su texto más grande, márquelo en negrita, cursiva y mucho más con etiquetas HTML. Le mostramos cómo..
Post Comment