The Red Bus School - Formación y Servicios Informáticos
RSS

Entradas más populares

He aprendido a estar sin ti
Descanso en el Pirineo
Con alas y a lo loco
Caos a la vuelta
Cuando tu cuerpo se rompe y tu mente te recompone

Categorías

A. Pérez de Bustamante
Amalia Nicoleta Balan
Consuelo Martín
Presentacion - Introduccion
Relaciones - Enamoramiento - Compromiso - Seduciendo tu Alma
Rosalía García Calles

Archivos

junio 2017
mayo 2017
enero 2017
diciembre 2016

con tecnología de

StoryTelling

Descanso en el Pirineo


Un objetivo lo puso Andrés.

Acabo de llegar al hotel, una ducha rápida y al fin a la mesa a recuperar fuerzas.

Un día más he disfrutado de una subida a uno de tantos montes como hay por esta zona.

Y hoy estoy orgullosísima pues he encontrado ¡¡por fin¡¡¡ una Genciana.

La he visto, la he fotografiado , no la he arrancado claro ¿de qué me sirve?

¿Dónde poner este trofeo?

Sólo luce en mi conocimiento, en mi satisfacción y en la foto que le enviaré a Andrés.

Todo surgió cuando le comuniqué a Andrés que me iba a los Pirineos a descansar, me dijo que a ver si encontraba gencianas.
No presté demasiada atención pues mis intereses se resumían en hacer la maleta y que pasaran pronto esos días de trabajo.

De hecho yo entendí “Agenciana”, me sonaba de los libros de la Edad Media, de remedios curativos, pero como tenía por delante unos cuantos días ya me enteraría.

Mis subidas a los montes fueron adquiriendo objetivos, resistir lo programado, ser capaz de admirar el paisaje al mismo tiempo que andaba, llegar al pico previsto, observar la naturaleza, buscar las “agencianas”.

Ninguna de las personas que hacíamos esas rutas éramos de allí, pero algunas hacían mensualmente viajes y habían ido alguna vez, así que mi sorpresa fue grande cuando nadie me sabia dar razón de semejante flor.

Así logré crear un clima de expectación, nuestras subidas cuando ya teníamos un poco de práctica en las piernas eran a partir de 1.000 metros de altitud y veíamos pocas flores, los cardos me sorprendieron mucho, nunca los había visto azules que ya me dijeron que era por la falta de oxígeno.

Debo reconocer que me resisto a recurrir a Internet para buscar algo, prefiero el conocimiento natural y exprimir la memoria, de los demás y mía, así que cual fue mi sorpresa cuando vi en el hall del hotel un cuadro con fotos, nombre en latín y vulgar de todas las plantas del Pirineo.

Así aprendí que nada de “Agenciana”, sino genciana, y además hay varios tipos y no todos se dan en la misma zona.

A partir de ese momento al divisar una flor se fotografiaba y al llegar al hotel comprobábamos en el hall cuál era y luego ya en Internet nos documentábamos más.

Ya teníamos localizadas la genciana, pero es que hay cientos así que como es lógico queríamos encontrar la pirenaica o azul pero se nos resistía.

Una ruta especialmente bonita para mí fue lograr subir a la falda del Midi, además ese día tuve que dejar el coche lejos por falta de aparcamiento y empezar a caminar por la pista asfaltada ya agarrota los músculos.

A poco de alcanzar esa meta, cuando ya estaban descansando arriba en la cresta y los que faltábamos sorteábamos un nevero especialmente grande, y no podía dejar de mirar a todos los picos que me iban rodeando, cuando ya no pisaba nieve sino tierra, casi doy un salto porque a punto estaba de aplastar con mi bota unas pequeñas flores azules con unas vetas verdes que miraban buscando la luz.

Genciana pirenaica
¡¡¡Gencianas azules¡¡¡

Al momento aquellos que antes sólo miraban los Pirineos franceses y españoles sin distinguirlos, admiraban esas flores que habían sido objeto de nuestra búsqueda en esas salidas diarias.

Así todos aprendimos de su uso en la medicina tradicional, de su valor curativo, incluso que su imagen está en el reverso de monedas y billetes en algunos países europeos.

La naturaleza siempre nos aporta conocimiento pero si además disfrutamos el goce es mayor, sólo doy las gracias a Andrés porque con una simple palabra hizo que mis paseos diarios adquirieran otro objetivo.

Gracias por leer hasta el final.

No olvides dejar tu comentario, para mi es importante.

10 comentarios para Descanso en el Pirineo:

Comentarios RSS
Rosa Perez on jueves, 29 de diciembre de 2016 14:34
Es una historia bonita, contada de manera sencilla. Me alegra haber conocido la genciana, este descubrimiento a incrementado mi interés por conocer los Pirineos. Gracias
Responder al comentario
 
Rosalía on viernes, 30 de diciembre de 2016 19:35
Rosa, las gracias a ti. Si tienes la oportunidad no dejes pasar la ocasión; descubrirás rincones muy agradables y la riqueza de la naturaleza sobrecoge, sólo sale admirar, admirar y deseos de conocer cada día algo distinto para disfrutarlo.


Isa on lunes, 02 de enero de 2017 20:20
Rosaliaaaa!!!!! Que buen relato y que bien escrito!!! Si la genciana dapara esa inspiracion que sera la propi vida.....
Responder al comentario
 
Rosalía on miércoles, 11 de enero de 2017 20:51
Isa, gracias.Lo bonito de la vida es sacarle jugo a esas pequeñas cosas que nos pasan cada día y con las que podemos disfrutar y descansar.


Amalia on jueves, 12 de enero de 2017 23:16
Rosalía, que bonito! Me encanta tu relato. Tengo que confesar que siempre he preferido el mar a la montaña, pero después de leer tu cuento me apetece cambiar. Ya estoy mirando en Internet sitios en las montañas que podría visitar.
Responder al comentario
 
rosalía on martes, 14 de marzo de 2017 18:38
Gracias Amalia, vivimos en un país donde tenemos lugares preciosos para elegir


Polyana on jueves, 09 de marzo de 2017 19:36
Hola Rosalía,me alegro k hayas encontrado comos llamaba y su poder curativo.Yo también soy amante de la naturaleza y como vivo cerca de los pirineos,(que por cierto todavía siguen nevaos),cuando puedo me escapo para disfrutarlos.
Responder al comentario
 
rosalía on martes, 14 de marzo de 2017 18:39
Gracias Poli, ¡qué suerte disfrutar de semejante vista¡¡¡


CarloS on lunes, 13 de marzo de 2017 1:44
Estupendo relato, a la par que interesante, desconocía por completo la existencia de la genciana. Bsss
Responder al comentario
 
rosalía on martes, 14 de marzo de 2017 18:40
Gracias Carlos, siempre es un aliciente descubrir cosas nuevas

Añadir un comentario

Su nombre:
Dirección de email: (campo obligatorio)
Página web:
Comentario:
Haga su texto más grande, márquelo en negrita, cursiva y mucho más con etiquetas HTML. Le mostramos cómo..
Post Comment